Inicio / Columnas / Dinero y cañería

Dinero y cañería

La relación poderes fácticos y medios de
comunicación tradicional

El  dinero que corre por la cañería de los medios de comunicación tradicional: prensa escrita, y   en particular en los medios electrónicos (Radio y TV) y la adición reciente de los programas en la web, alineados con el grupo en el poder que se ven en los  spots, entrevistas “a modo”,   y propaganda vil y sin vergüenza de sus titulares.
En esa ofensiva están las casas encuestadoras, también “a modo” que publican los resultados de sus fotografías demoscópicas  en esos mismos medios.
Pero de dónde se emite tanto dinero para pagar a gacetilleros a sueldo, a los telintelectuales, opinadores, y  personajes de utilería como Fox, entre otros?
Pues en primera instancia de la caja gubernamental, que amparado en la Ley recién votada en el Congreso, le permite al régimen seguir dilapidando las arcas sin rendir cuentas.
En segundo plano están los intereses de empresarios y particulares que se suman al gobierno para no perder sus privilegios. Y que junto a políticos han hecho de la función pública una ensalada de intereses recíprocos.
Están los dineros de los banqueros la mayoría extranjeros y los de más reciente aparición como lo son por una parte Black Rock y por otra George Soros.
El alud de información pagada es cínica y vergonzante para la sociedad mexicana. No para los usufructuarios de ese dinero. Pues es un negocio redondo para esos empresarios, pues: enajenan a sus audiencias y ganan  dinero por ese  servicio que prestan al grupo en el poder.
Por si fuera poco ese caudal monetario, la pinza se cierra con el dinero oscuro que llega del narcotráfico y sus líderes, que se acomodan sexenalmente detrás de los políticos. Y este gobierno tiene a sus privilegiados.

 

Cronovidens

captura-de-pantalla-2018-04-16-a-las-19-32-32

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Email this to someone

Acerca de Redacción

Léa también

Un escalón por la cultura

  En décadas  de espera y con la mirada puesta en el horizonte de su …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *