Inicio / Creación literaria

Creación literaria

Cartas de una correpondencia Extraviada

1 Querida Señorita Rho: Acabo de descubrir, con cierto desencanto, que mi vida es una tragedia, cada vez soy más normal; y  tú cada vez te pareces más a la gente común. La frontera nos ha agotado. Dentro de poco la tragedia de nuestra vida tendrá desenlace, tú volverás con tu sonrisa al altiplano, yo cosecharé olvidos e hijos huérfanos; …

Leer más »

Miércoles que no es

Todo es nuevo ciertos días. Este malestar de la era Trump, este agobio de lo desarticulado, del cuerpo roto, de la falta de plurales, del exceso yoísta y estúpido que dispara en un salón de clases y nos hace temer a lxs niñxs. Este miedo de ver a otras personas, de saber que no habrá segunda cita, que no nos …

Leer más »

Lorena

Hoy inicio mí vuelta número cincuenta y dos alrededor del sol. Por vez primera en todos estos años, inicio este periplo estelar sin un papá, por vez primera no hay nadie que me diga qué hacer, cómo hacerlo y el momento de hacerlo. Aún me provoca un poco de miedo. Soy un cliché, un anuncio de Liverpool: la hija, la …

Leer más »

Cuando la noche es tu compañera

Para Lola de Castro   Se desliza la oscuridad en tu mirada cansancio de párpados en lontananza sueño tu amor germinado en agua. Duerme tranquila mañana una gota de sal cruzará tu frente pálida. Febrero de 2008      

Leer más »

Bitácora (o cómo hay que incendiar las naves)

Siempre traigo conmigo las cartas necesarias: la de renuncia, la del adiós amoroso, la del suicidio. Siempre precavida, dejar texto sin ningún pretexto, algo de escenografía, de música para el evento trágico que siempre está por llegar Preparo el discurso final, el acta entrega, el testamento. Todo listo para una salida triunfal y elegante. No soy fatalista. Sólo es que …

Leer más »

La UNAM, tierra de nadie… y, ¿dónde está Rectoría?

  “Cuando la UNAM habla, tiembla la Nación” Justo Sierra     E  n la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), después de la huelga de 1999, no ha habido más paros extendidos pero, durante los últimos seis años, en Ciudad Universitaria y en planteles externos a dicho campus, se han vivido tiempos convulsos, caóticos, y pareciera que no están …

Leer más »

Danza de saraguatos

(Caminando desde una esquina junto al puente: poema de tres pistas)   Una libélula se quema en el quinqué La  aciaga multitud se dilata por la ciudad Una salada nata de oscuridad espesa las calles La avenida principal se ilumina. En Laredo no hay mar, se escucha la pátina del río, es el rumor de los cadáveres que aún flotan. …

Leer más »

Perseguidor

Soy una pequeña bomba, no pueden moverme o agitarme demasiado, es peligroso Para mí no es necesario que “pase algo”, no requiero nada más que la vida para enloquecer, para subir hasta lo más alto o quedar siempre así, en esto que puede ser falta de azúcar, exceso de noticias, o des-hormonización Oscura, con los ojos nublados Dolida por todo …

Leer más »

Cubierto con la piel de junio

  Mi alma es como un                                                                              gran templo deshabitado.                           …

Leer más »

Dónde?

Desde el hueco de los días vacíos Vuelvo a dudar si existe el lugar amor país a dónde huir ese lugar dónde será posible renacer Pero seguro se deben cumplir rituales de sangre y soledad, seguro primero debemos enfrentar batallas épicas para deshacernos de lo que hemos cargado por siglos, seguro antes de huir debemos hacer diversas sangrías para expulsar …

Leer más »

Amar o morir VII Marteli(Tercera Parte)

Para mi mamá la vida ha sido un martirio. Tiene que lidiar con la situación de mi papá que siendo alcohólico y diabético, por no atenderse, se provocó una embolia que lo dejó paralizado de medio cuerpo. No puede caminar. Sus cuatro hijos somos adictos a la piedra, marihuana, chochos y alcohol. Tres hemos estado presos.     Primero yo. …

Leer más »

Historia de una postal

Esta ciudad era una postal para turistas. El tímido encanto de la frontera resplandeciendo estática. OFERTA 3 postales por 5 dólares La pintoresca plaza de una pequeña ciudad llena de sol, atrás el río recostado durmiendo serenamente, una bandera ondea entre orgullosa y amedrentada. La provincia era un lugar de ensueño.   “Saludos desde Tamaulipas, estoy disfrutando del viaje. Denle …

Leer más »