Inicio / Creación literaria / Donde el suplicio deja su huella

Donde el suplicio deja su huella

Esta lágrima atravesada en el cuerpo

Esta asfixia provocada por el apretado traje de la circunstancia

Estas llagas en la espalda de hada mutilada

Estos ojos acribillados de tantos no horizontes

Todo eso es ansiedad –dicen-,

para mí  sólo es descalabro, fin del mundo

Me cansé de los libros, de los amores imposibles

Empieza una nueva era –dicen-, morir o renovarse.

Sólo sé morir a diario, digo yo

El fuego se transformó en un dolor que arrastro

Como vestido ajeno

Nadie quiere comprometerse más allá de cierta hora,

de ciertos lugares imaginarios

Y yo con esta lágrima gigantesca que me devora

por dentro,

con este monstruo aceitoso que viaja en mi cerebro

Terminé cada uno de mis turnos, gasté cada palabra,

cada esperanza

Acabó la fiesta y los infames llegaron por todo,

se roban mis flores, las cartas de amor

que atesoraba,

los manifiestos en los que creía

Balbuceo desde un corazón desmantelado,

desde los tres gramos de mí que sobreviven a todas las guerras

captura-de-pantalla-2018-05-16-a-las-18-15-49

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Email this to someone

Acerca de Carmen Saavedra

Léa también

Dónde?

Desde el hueco de los días vacíos Vuelvo a dudar si existe el lugar amor …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *