TARDES…

1

Un hombre va plantando tulipanes negros
a lo largo del camino que bordea la frontera.
Al desierto implacable no le gusta la hipócrita sonrisa de las flores.

Es un hombre que siempre camina solo,
acompañado por el ruido que van dejando los años.
Aquel hombre busca cosechar alguna emoción
de lo poco que le queda de recuerdos.
La frontera es arena estéril
donde sólo se pueden recolectar cadáveres.
Parece que surgen de la nada,
la cosecha de cadáveres es abundante.
El río se cobra todo lo que le han hecho.
El aliento del hombre se quiebra ante sus sueños rotos.

Miles de ánimas pasan arrastrando los pies,
polvareda que dura horas, días, semanas.
Todas las noches van de un lado a otro
a lo largo de la frontera.
Muestran lastimosos gestos,
embarran su doloroso lamento,
penan su muerte,
Saben que la justicia nunca va a llegar.
Justicia es una palabra
que en este lugar es imposible comprender.

2

Nosotros compartimos sus lamentos,
también somos huérfanos perdidos
en esta ciudad sin reclamos  ni voces
–todos somos mudos cobardes-
en medio de una noche que se ha alargado.

3

Después de la pesada umbría.
amanece
y el  polvo simula niebla.

Una tibia brisa hace olvidar
al seco calor del norte
que termina secándote algo más que el alma.
Por eso a veces
la gente de la frontera
tenemos malos pensamientos.

El calor crea reflejos en el espejo de un tocador.
Los espejismos quieren entramparnos
a la gente que vivimos en la frontera.
La carnavalesca realidad se enmascara para engañarnos,
nos hace creer que es inofensiva.

4

Hay que saber el peso exacto de las palabras
para llegar a donde uno quiere ir .

He perdido mucho tiempo
naufragando en la espesura de otras ideas.

La ciudad se condensa a fuerza de lluvia.

A la imaginación de una mujer,
que todas las noches me sueña,
van a parar todas las palabras
que no fueron dichas o aquellas
que ya han sido olvidadas.

5

Todo pasa demasiado rápido.
Puedo recordar todas las palabras de una mujer que se fue
y repetirlas hasta el amanecer
para que tú,
lector ,
comprendas los misterios que esconde la oscuridad

Hay una historia
que se esconde entre las sombras y la realidad
por eso no creo nada
de lo que pasa en este lugar…

 

niko-edwards_01
Ilustración/E niko-edwards
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Email this to someone

Acerca de Jacobo Mina

Léa también

angie-hoffmeister_09

Leyenda azul- ángel de agua dulce

Dos navegantes – un espíritu El ángel brilla con el destello de las montañas azules ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *