Inicio / Noticia cultural / Artes visuales / Artistas contemporáneos “dialogan” con Siqueiros a través de seis exposiciones en la Sala de Arte Público y en La Tallera

Artistas contemporáneos “dialogan” con Siqueiros a través de seis exposiciones en la Sala de Arte Público y en La Tallera

El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, a través de Proyecto Siqueiros, conmemora su aniversario luctuoso

el público podrá apreciar este conjunto de muestras que dan a conocer las inquietudes pedagógicas del muralista y su experimentación conceptual
Se acercarán a las propuestas de nuevos creadores nacionales e internacionales y su vínculo con la práctica artística de Siqueiros

 

  D  urante el periodo vacacional de diciembre de 2019 y a principios del 2020, las dos sedes de Proyecto Siqueiros exhiben seis exposiciones para el disfrute del público. La Sala de Arte Público Siqueiros ubicada en Polanco, presenta cuatro muestras: dos de ellas forman parte de su nueva Plataforma pedagógica, con la cual ofrece ejercicios de mediación encaminados a fomentar una ciudadanía participativa y la construcción colectiva de conocimientos, y las otras dos son muestras individuales de artistas contemporáneo de distintas generaciones.

Por su parte, La Tallera, ubicada en Cuernavaca, Morelos, alberga dos exposiciones colectivas: una de arte contemporáneo internacional y la otra de arte contemporáneo local vinculado formalmente con obras de la Colección Proyecto Siqueiros.

Dentro de la Plataforma pedagógica se encuentra Siqueiros pedagogo, que incluye fotografías, textos, material hemerográfico y audiovisual acerca de la visión y la práctica pedagógica de David Alfaro Siqueiros. La aproximación a este aspecto poco conocido de su labor cívica está dividida en tres etapas: desde su participación en la Unión de Alumnos, Escultores y Pintores, que realizó una huelga en 1911 para exigir la división de la Academia de San Carlos en una escuela para estudiantes de arte y otra para arquitectos, hasta la instalación de su taller en Cuernavaca, Morelos, en la segunda mitad de los sesentas, lo que dio paso a la primera escuela de muralismo de México y el mundo.

Como etapa intermedia se encuentra el trabajo de Siqueiros en tres ciudades: en Los Ángeles, California, donde pintó, en 1932, los murales Mitin obrero, América tropical y Retrato actual de México. Su trabajo en Argentina, donde creó el mural Ejercicio plástico en una propiedad privada así como la publicación del folleto Qué es “Ejercicio plástico” y cómo fue realizado. Y la realización en 1948 de Monumento al general Ignacio Allende, en colaboración con veteranos estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial, en el Ex Convento de Santa Anita, en San Miguel de Allende, Guanajuato, experiencia tras la cual el artista escribió su famoso libro Cómo se pinta un mural.

La segunda exposición que forma parte de la Plataforma pedagógica, es el Laboratorio de mediación. Colección Proyecto Siqueiros, que presenta 20 obras de caballete de Siqueiros, las cuales dan cuenta de su constante experimentación material y conceptual. Las piezas están agrupadas en tres núcleos: Trazos de composición espacial incorpora obras que ejemplifican el desarrollo de una perspectiva de geometrías dinámicas a la que el artista llamó poliangularidad.

En el núcleo Accidentes controlados se observa el resultado del empleo de materiales, herramientas y nuevas tecnologías en su producción plástica, así como la incorporación de formas generadas de manera espontánea. Mientras tanto, en Escultopintura hay obras que muestran la utilización del alto y bajo relieve en láminas de acero troqueladas y policromadas, y de volúmenes escultóricos deformados de acuerdo con múltiples puntos de observación de un espectador en movimiento.

En tanto, en La difícil experiencia de salir de experiencias difíciles el artista mexicano José Luis Sánchez Rull presenta tres nuevas series gráfico-pictóricas en el Cubo de la Sala de Arte Público. La “caja plástica” resultante es diferente a la que propuso Siqueiros, para quien la configuración estética que sugiere este término (acuñado por él mismo) estaba acompañada por la visión de un futuro promisorio en el marco ideológico de la sociedad comunista. Sin embargo, la promesa no se cumplió.

En esta exposición, Sánchez Rull re-presenta la “caja plástica”: la suya no plantea una integración plástica ni una promesa; el espectador activo, concepto ideado también por Siqueiros, la experimenta como inmersión y como objeto histórico, fantasmal y anacrónico.

Por otra parte, el artista Noé Martínez explica que en la cultura huasteca, a la cual pertenece su familia, el sonido siempre dice algo, es un canal de comunicación con entes que ya no tienen cuerpo pero sí presencia.
Para representar a sus ancestros, el artista creó la instalación La última parte del cuerpo, ubicada en la fachada de la Sala de Arte Público. La pieza suena rítmicamente conforme pasa el viento entre las láminas que la integran. Cada lámina tiene incrustado alguno de estos materiales: concha (a modo de pedazos arrojados por el mar, que para la cultura huasteca es el lugar sagrado donde nacen los dioses), obsidiana (que en dicha cosmovisión representa el fondo del mar) o fragmentos de esculturas de tepalcate. Todos esos son pedazos de historias que cuentan una nueva historia al juntarse, señala el artista.

Las cuatro muestras se podrán ver hasta el día 23 de febrero de 2020.

El futuro en la mirada de 18 artistas

Ubicada en Cuernavaca, Morelos, La Tallera presenta la exposición Fin del futuro, que constituye un panorama de visiones del ahora según la perspectiva de 18 artistas contemporáneos de 10 países (Alemania, Austria, Chipre, Egipto, Francia, Kazajistán, México, Reino Unido, Rumania y Suiza), a través de un amplio espectro de medios: fotografía, video, instalación, instalación sonora, collage, dibujo, pintura, escultura, textil y performance.

La postura de estos creadores es distinta a la de los proyectos de repercusión política de las vanguardias artísticas del siglo XX. Mientras éstas concebían al futuro como algo que se podía edificar, las propuestas de los artistas participantes se desarrollan en contextos de incertidumbre política, ambiental y tecnológica que dificultan hacer escenarios sobre el futuro.

Pequeños gestos incluye una selección de fotografías producidas por David Alfaro Siqueiros como registro de posturas, representaciones corporales y perspectivas que empleó para sus composiciones murales y de caballete. Estas fotografías pertenecen a la Colección Proyecto Siqueiros. La exposición relaciona la práctica artística del maestro con esculturas, fotografías, dibujos e instalación de los artistas contemporáneos Fernanda Araujo, Alejandro Equihua, Yazú Escapa, Magali Lara, Edgar Ortega, Perla Ramos y Jay Vélez, quienes viven, trabajan o se formaron en Morelos.

Fin del futuro y Pequeños gestos se podrán apreciar hasta el 1o de marzo de 2020.

Acerca de Redacción

Léa también

Stickiness o la sinuosa tarea de desarraigar

pieza teatral sobre el amor, el desamor y la catarsis en la pareja El Instituto …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *