Luis G. Basurto

La obra del dramaturgo Luis G. Basurto,
reflejo cotidiano de la sociedad mexicana

El 11 de marzo, el llamado Moliere mexicano se celebra el centenario de su nacimiento

 

  A  utor de más de una treintena de obras de teatro, ganador en cuatro ocasiones del Premio Juan Ruiz de Alarcón y realizador de polémicas piezas teatrales, el dramaturgo Luis G. Basurto (1920-1990) es recordado porque el contenido de su obra, de acuerdo con especialistas, era reflejo de la realidad cotidiana de la sociedad mexicana.

Este 11 de marzo se cumplen 100 años del natalicio del también guionista, crítico teatral y escritor, quien afirmó en cierta ocasión, “no creo en el arte por el arte ni en el arte por la belleza, creo en el arte por la verdad”.

Considerado el Moliere mexicano, el autor de más de 30 obras de teatro de su autoría y más de un centenar que puso en escena, entre propias y de otros dramaturgos, nació en la Ciudad de México donde también realizó estudios en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y se recibió como abogado en la Facultad de Jurisprudencia de la máxima casa de estudios del país, además de especializarse en técnica cinematográfica en Hollywood.

Luis Gonzaga Basurto -su nombre completo- fue director de las compañías de Virginia Fábregas, María Tereza Montoya, Virginia Manzano, Ofelia Guilmáin y Tita Marella, así como de la Compañía de Repertorio del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), con la cual realizó giras dentro y fuera del país.

El dramaturgo, quien falleció el 9 de julio de 1990, tuvo una vida productiva, ya que por lo menos en medio siglo escribió y montó obras teatrales, entre ellas Los diálogos de Suzette, Laberinto, Faustina, Voz como sangre, La que se fue, Cada quien su vida, La locura de los ángeles, El escándalo de la verdad, Íntimas enemigas, Cadena perpetua y Asesinato de una conciencia, entre otras, y de acuerdo con especialistas, su obra desde su inicio “es un reflejo de la vida cotidiana de la sociedad mexicana”.

También incursionó en temas religiosos, “porque he estado en la búsqueda de Dios”, afirmó a un diario capitalino luego de asegurar que profesaba la religión católica.

No obstante, Basurto escribió una obra que en su momento resultó incómoda: El candidato de Dios, en la cual muestra sus dudas sobre el supuesto asesinato del papa Juan Pablo I, al trigésimo tercer día de su pontificado.

Sus galardones

A lo largo de su carrera obtuvo las Palmas de Oro 1979 del Círculo Nacional de Periodistas de Espectáculos, la Medalla Virginia Fábregas, por 25 años de labor en el teatro de la Asociación Nacional de Actores (ANDA); la Medalla María Tereza Montoya, por sus giras en el extranjero; la Medalla de Oro de la Sociedad General de Escritores de México (Sogem), por 50 años como escritor, y la Medalla Agustín Lara de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM).

En cuatro distintas ocasiones (1956, 1967, 1986 y 1990) le otorgaron el Premio Juan Ruiz de Alarcón por sus obras Miércoles de ceniza, Con la frente en el polvo, El candidato de Dios y Corona de sangre, así como Vida, pasión y muerte del padre Pro, respectivamente.

Basurto, quien fue director escénico y crítico teatral en el periódico Excélsior, también se desempeñó como guionista en filmes como El rosario, El abanico de Lady Windermere, Toda una vida, La mujer legítima y La casa de la zorra, entre otras.

Acerca de Redacción

Léa también

Archivos sonoros de disertaciones de Diego Rivera, en Contigo en la distancia

  Las ponencias La joven arquitectura, la joven pintura y la joven escultura, así como Los nuevos …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *