Parasitage. RUIDOS NEGROS

Los desafíos del presente, bajo la mirada de nuevos creadores

El Museo de Arte Carrillo Gil muestra la obra de los 10 artistas seleccionados del programa BBVA-MACG
La exposición permanecerá hasta el 3 de mayo

 

  R  eflexiones sobre el cambio climático, la tecnología, la identidad, la memoria, el lenguaje, el cuerpo, son algunos de los temas que aborda la exposición Parasitage. RUIDOS NEGROS que presenta el trabajo de los 10 artistas seleccionados del programa BBVA-MACG, la cual estará abierta al público en el Museo de Arte Carrillo Gil a partir del 1 de febrero.

Con las salas llenas de público que esperaba conocer la propuesta artística del arte contemporáneo hecho por jóvenes, la directora del recinto, Tatiana Cuevas, indicó que el Programa BBVA continúa afirmándose como laboratorio formativo que impulsa no sólo la profesionalización de las jóvenes generaciones de artistas, sino la apertura de campos de reflexión y crítica.

En el acto inaugural, la directora de la Fundación BBVA, Sofía Ize, indicó que este programa refleja parte de lo que hacen; son muchos años de colaboración y este es el resultado que se puede lograr cuando hay entendimiento. Asimismo, manifestó: “Estamos abiertos a trabajar en conjunto por el talento en México”.
Una de las plataformas más importantes para jóvenes artistas

Es una generación de artistas que va caminando; cada uno diferenciado en su camino artístico, pero aprendiendo los unos de los otros, dijo la Directora General del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), Dra. Lucina Jiménez, al precisar además que “estamos ante una de las plataformas más importantes que existen hoy en día para el apoyo al trabajo de los jóvenes artistas de México”.

Acompañada por el curador Michel Blancsubé, la titular del INBAL celebró el espíritu de colaboración que “la Fundación tiene como compromiso desde hace 12 años para generar no sólo apoyo, sino crear una plataforma colaborativa de exploración, de consolidación, de posibilidades, de autodefinición en la producción de arte”.

Al destacar el trabajo conjunto de la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, y de la Fundación BBVA con el Museo de Arte Carrillo Gil, refirió que “es una posibilidad de dar la palabra, las paredes, los espacios a la creación contemporánea, a generaciones que tienen mucho que decirnos”.

Reconoció que el MACG, al mismo tiempo que alberga una de las colecciones más importantes de arte, lleva esta relación con una Fundación comprometida con el arte mexicano para dar paso a nuevas generaciones, y ese es precisamente el compromiso del INBAL.

Finalmente, el curador Michel Blancsubé mencionó que fue un placer trabajar en este proyecto y dialogar con los 10 artistas. “Fue un gran reto, nos involucramos 18 meses en esta gran experiencia”.
Los artistas están conectados con el presente

Refirió que lo que une el trabajo de estos artistas nóveles, seis hombres y cuatro mujeres, es el presente. Los artistas ya no viven en su burbuja imaginando, sino que están conectados con el acontecer cotidiano.

“Los temas que abordan los artistas —todos menores de 35 años— son actuales, aunque tienen horizontes y formación diferente. En Parasitage se busca conectar a los espectadores, quienes ante el bombardeo de imágenes y noticias quedan envueltos en un proceso de simbiosis, al igual que los organismos parasitarios que se alimentan de otro organismo”.

 

Añadió que los dos elementos del título tienen una connotación negativa: un parásito es un bicho que intentamos evacuar; RUIDOS NEGROS nos hace pensar en aguas negras, algo que no nos gustaría cruzar. El mundo está frente a situaciones y retos sobre los cuales reflexionan los artistas con el fin de sacar algo positivo de lo negativo”.

Sobre la selección de los artistas como parte del programa y el trabajo que presentan en la exposición, subrayó que fue producto de una práctica desarrollada desde años anteriores.

Este año se registraron 443 propuestas de 29 estados de la República, de las cuales 300 concluyeron de forma adecuada y sólo se eligieron 10 artistas, a quienes les fueron asignados dos tutores, recibieron seminarios, talleres, encuentros, estudios de especialización, asesorías curatoriales, residencias y viajes de estudio y recorridos en diversas instancias museísticas.

Finalmente, Gabriela Velásquez Robinson, de Fomento Cultural de la Fundación BBVA, destacó que uno de los propósitos del programa es profesionalizar el quehacer de los artistas jóvenes del país, impulsar todas las disciplinas artísticas y enriquecer el patrimonio cultural de México.

Entre los proyectos que forman parte de esta muestra se encuentran Jamyajtsëm, obra de Octavio Aguilar, quien realiza una reflexión sobre la preservación del lenguaje y la cosmogonía de la cultura Ayuuk. Rolando Jacobo presenta Condominios 72 (2020), instalación que entrelaza la arquitectura funcionalista con ideales sociales. Tania Ximena presenta un video que cuenta de forma antropomorfizada la historia del río Jamapa, que nace en el Pico de Orizaba y desemboca en Boca del Río, en el Golfo de México. La pieza se acompaña de una escultura de resina y un temple sobre lino.

Anni Garza Lau presenta Simbiosis programada: el cuerpo post-internet, con la que cuestiona el papel de la tecnología en la vida cotidiana, al mismo tiempo que vislumbra el posible futuro que pueda derivar de esa situación. Elsa-Louise Manceaux trabajó la instalación La manada del rebaño, conformada por una serie de pinturas al fresco. La obra de Erik Tlaseca, Algún día llegará la noche, alude a la figura de Xipe Tótec, deidad mexica cuyo nombre en náhuatl significa “Nuestro señor desollado”.

Néstor Jiménez enfoca su trabajo La sombra de las banderas (2019) en la actividad y estética de los movimientos populares de izquierda de los años noventa; Ulises Matamoros vincula en Chasen Thajni: La casa de todos una estructura arquitectónica con un dispositivo sonoro que transmite en tiempo real lo que sucede en la casa.

Víctor Del (M)Oral Rivera, en Caída libre de la letra A (Lecto _escultura No. A), transita entre el performance y la escultura para reflexionar sobre la identidad entre lenguaje y paisaje, y Yanieb Fabre, en Cómo devenir en animal en diez pasos, explora el erotismo, el deseo, el paisaje y la memoria en diferentes formatos.

La muestra, que finalizará el 3 de mayo de 2020, contará con un programa de actividades paralelas, en el cual artistas, curadores y expertos profundizarán en los contenidos y contextos de varias de las piezas. Tras concluir su exhibición en la Ciudad de México comenzará una itinerancia por diversas ciudades de la República.

Acerca de Redacción

Léa también

Archivos sonoros de disertaciones de Diego Rivera, en Contigo en la distancia

  Las ponencias La joven arquitectura, la joven pintura y la joven escultura, así como Los nuevos …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *