Recibió el Premio Bellas Artes de  Cuento Infantil Juan de la Cabada 2019 por La balada de los niños muertos

La ceremonia se realizó en el Auditorio Hernán Loría Pérez del Centro Cultural El Claustro, en Campeche

 

  E  l escritor, poeta y cuentista Luis Efraín Blanco Salazar (Morelos, 1974) recibió el Premio Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de la Cabada 2019, por su obra La balada de los niños muertos; la ceremonia se realizó en el Auditorio Hernán Loría Pérez del Centro Cultural El Claustro, en la ciudad de San Francisco Campeche, Campeche.

El Premio Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de la Cabada 2019 es otorgado por la Secretaría de Cultura, conjuntamente con el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) a través de la Coordinación Nacional de Literatura, y el Gobierno del Estado de Campeche, por medio de la Secretaría de Cultura de la entidad, el cual, a partir de 2018, además de aceptar obras escritas en español, recibe textos en cualquier idioma incluido en el Catálogo de Lenguas Indígenas Nacionales (CLIN).

El premio

El galardón es el primero en su género en el país, continúa siendo el certamen más importante en la geografía nacional y uno de los más sobresalientes de América Latina que convoca a los escritores que dedican su obra al público más noble y difícil de todos: los niños.

En 1977 se emitió la primera convocatoria al Premio de Cuento para Niños Juan de la Cabada. En 1992 el certamen recibió el nombre de Premio de Literatura Infantil. En 1998 cambió a Premio Nacional de Cuento Infantil Juan de la Cabada.

Respecto a la importancia del galardón, Luis Efraín Blanco Salazar comentó que “es un paso tremendamente importante en mi carrera literaria, ya que además es una obra de corte fantástico para niñas y niños, así como para jóvenes, es un género al que le tengo mucho aprecio y llevo varios años trabajando. Un premio así, de alguna manera, hará que mi nombre se ligue al de un autor tan importante como lo es Juan de la Cabada”.

Consideró que “es difícil vivir plenamente de la creación. Son pocos o muy pocos los autores en México que logran una estabilidad económica a través de escribir, muchos buscamos complementar algún trabajo o pasión, como editar libros, diseñarlos y escribirlos. Cuando viene un premio, así se reafirma que existe capacidad para contar historias y éstas sean apreciadas por lectores especializados, y que el esfuerzo lleva esa obra a más lectores, a más espacios y, por supuesto, un estímulo económico ayuda a combatir ese miedo y timidez de escritor”.

Efraín Blanco Salazar también habló del entramado creativo detrás de su obra ganadora. “Este libro busca recuperar el asombro al ser leído, y aunque tenga temas y trama sombría, oscura, es una historia con mucha luz en la que trato de narrar algunos miedos antiguos, como la oscuridad y los robachicos, que se arraigaron en mi niñez y creo son un temor natural para muchos de nosotros. Esta obra tiene algo de la tradición europea, de los hermanos Grimm, de la literatura fantástica mexicana y del horror visual de las nuevas generaciones. Creo que es una lectura que podrán disfrutar en cualquier edad lectora”.

Mónica Brozon, Esteban Hinojosa Rebolledo y Giovanni de la Rosa integraron el jurado que otorgó por unanimidad este reconocimiento al autor, debido a “la destreza para elaborar metáforas con las que suaviza situaciones sórdidas, no para negarlas u ocultarlas, sino para hacer posible que el lector se enfrente a ellas y salga victorioso”, según se asentó en el acta de dictaminación.

Además, el documento señala que “la estructura narrativa resulta original y conserva el hilo de la historia en su fragmentación. A lo largo de todo el texto el ejercicio del lenguaje es complejo y poético sin caer en lo rebuscado”.

En el acto, Delio Ricardo Carrillo Pérez, secretario de Cultura de Campeche, aseguró que “este certamen seguirá siendo un estímulo para los creadores de obras dirigidas a enriquecer el lenguaje, el intelecto, el saber y la experiencia significativa del lector; es necesario intensificar las acciones para desarrollar y extender el hábito de la lectura que sustente la posición que la literatura debe ocupar en el desarrollo cultural y social del país, establecer una estrecha relación entre los autores y público, así como un medio de fortalecimiento y extensión de la educación”.

Asimismo, destacó la importancia de la figura del campechano universal como un hombre versátil de las letras; “Juan de la Cabada es considerado uno de los mejores escritores de cuentos de Hispanoamérica en el siglo XX. En su obra se reconoce una gran capacidad narrativa y facilidad para el relato siempre inspirado en la dolorosa realidad que viven las clases populares. Dejó como legado una riquísima obra, diversas y abundante, reunida en varios volúmenes que, en su momento, una renovación de la expresión literaria”, agregó Carrillo Pérez.

 

Por su parte, Leticia Luna, coordinadora nacional de Literatura , aseguró que La balada de los niños muertos cuenta los sucesos del pueblo llamado Gatonegro, lugar donde lo fantástico, como los alebrijes y los fantasmas de niños, se mezclan en la cotidianidad de la gente, circunstancia que cambia cuando ocurre un siniestro hallazgo”.

Cabe mencionar que en 2019 por vez primera el INBAL emitió la convocatoria de coedición de los Premios Bellas Artes de Literatura, con la cual se buscó publicar las obras de los autores galardonados en 11 de sus premios de obra inédita. En el caso del Premio Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de la Cabada 2019, el INBAL coeditó La balada de los niños muertos con la editorial Narratio Aspectabilis.

El premiado

Efraín Blanco (Jiutepec, Morelos, 1974) es egresado del Diplomado en Creación Literaria de la Escuela de Escritores Ricardo Garibay del Estado de Morelos (Instituto de Cultura de Morelos-Sociedad General de Escritores de México). Fundador y director de la editorial independiente Lengua de Diablo y de Abismo, Festival de Literatura Fantástica. Ha sido becario del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico de Morelos (PECDA) por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y la Secretaría de Cultura del estado de Morelos con un proyecto de cuento fantástico.

Ha impartido el taller Literatura de imaginación y breve cuento fantástico en diversos centros culturales y en la Escuela de Escritores Ricardo Garibay, proyecto del que actualmente es coordinador. Ganó el premio de poesía de los Juegos Florales Cuernavaca en 2010 y 2015. Ha publicado cuento, poesía y ensayo; su libro de cuentos La nave eterna (2017) obtuvo mención honorífica en el Premio Bellas Artes de Cuento Hispanoamericano Nellie Campobello (2018). Además, ese mismo año obtuvo mención honorífica en el Premio Nacional de Cuento Beatriz Espejo. En 2019 fue finalista del concurso de microficción Radio UNAM. En 2012 obtuvo el Premio Nacional de Cuento Juan José Arreola con el libro Dios en un Volkswagen amarillo.

 

Juan de la Cabada: la vida a través del cuento

Juan de la Cabada Vera nació en Campeche el 4 de septiembre de 1899 y falleció en la Ciudad de México el 26 de septiembre de 1986. Narrador y dramaturgo. Ha sido profesor en el Middlebury College de Vermont, Estados Unidos, y maestro de tiempo completo en la Universidad Autónoma de Guerrero; fundador de las editoriales Extemporáneos y Correo de las Américas, y de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios. Perteneció al Partido Comunista Mexicano (PCM) y en varias ocasiones fue encarcelado por su activismo político.

Colaboró en El Libertador, El Machete, El Sol de Provincia, Espartaco y Voz de México. Premio Elías Sourasky 1979. Doctor honoris causa por la Universidad Autónoma de Sonora.

Autor de una vasta obra, como Paseo de mentiras (1940), Incidentes melódicos del mundo irracional (1944), La conjura y otros cuentos (1967), Antología de cuentos (1970), Cuentos del camino (1970), Una chamaca y dos gringuitas (1970), ¿Qué piensa usted, amigo Juan? (1978), Todavía la gente no lo sabe… (1978), Un secreto en el paisaje (1980), El duende (1981), María (1981), Obras completas (1980-1981), La tierra en cuatro tiempos (1981), Pasados por agua (1981), Corto circuito (1982),¡…Y esta noche que no acaba! (1982), Antología personal (1986), Damos fe (1988), Tiempo abandonado (1990), Lídice (1990) y La máscara y otros relatos (2008).

Acerca de Redacción

Léa también

El pasado prehispánico de Fresnillo, en monografía histórica

Se tienen registrados 20 sitios arqueológicos, la mayoría con restos de cimientos que sugieren zonas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *