El Teatro del Bosque Julio Castillo, ícono de la escena teatral en México

 

  • Con Bodas de sangre, de Federico García Lorca, fue inaugurado el 3 de mayo de 1957
     
  • El recinto del INBAL ha abierto sus puertas a destacados dramaturgos, directores y actores de la escena nacional e internacional

 

El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Teatro, celebra el 3 de mayo el 63 aniversario del Teatro del Bosque Julio Castillo, uno de los recintos más importantes de la escena teatral en México que fue inaugurado en 1957 con la obra Bodas de sangre, de Federico García Lorca, bajo la dirección e interpretación de la actriz española Margarita Xirgu y la escenografía de Antonio López Mancera.

La historia comenzó en 1955 cuando los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Ramiro González Delsordo diseñaron la Unidad Artística del Bosque como parte de un proyecto promovido por el gobierno para fomentar la cultura en México. Cuando el teatro estuvo terminado se programaron algunas actividades, como ensayos de obras y un festival de pequeño formato.

En 1957, después de 20 años de no visitar México, la actriz española Margarita Xirgu volvió por tercera ocasión. La invitación fue para escenificar dos obras de García Lorca: Bodas de sangre La casa de Bernarda Alba. Así, como muestra de agradecimiento y admiración del público mexicano, el teatro llevó durante algunos años el nombre de la actriz y creadora.

Con el paso del tiempo los éxitos continuaron, se representaban obras de grandes autores, como Celestino Gorostiza, Bertolt Brecht, Jean Cocteau, Lope de Vega, William Shakespeare y Ramón del Valle Inclán, por mencionar algunos.

En 1962 se llevó a cabo el primer Festival de la Danza Mexicana, con la participación del Ballet de Cámara de Nellie Happee, el Ballet de Bellas Artes de Ana Mérida, el Ballet Nacional dirigido por Guillermina Bravo y el Folklórico Ballet Popular de México a cargo de Guillermo Arriaga.

Más adelante, en abril de 1968, el teatro fue remodelado y reabrió sus puertas en el marco del Festival Internacional de la Olimpiada Cultural, con un programa de danza a cargo del Ballet Clásico de México.

Sede de la Compañía Nacional de Teatro

A finales de los años setenta, el director de escena José Solé logró por decreto presidencial la creación de la Compañía Nacional de Teatro (CNT) con sede en el Teatro del Bosque y el Teatro Julio Jiménez Rueda. Durante los siguientes seis años, la CNT escenificó desde teatro clásico hasta contemporáneo y mexicano. Cada año se invitaba a un director extranjero de renombre, ya fuera del Old Vic, de Nueva York, Francia, España, Polonia o Alemania, con alguna obra de su localidad.

Es así como se consolidaba una gran época para el teatro mexicano, el público asistía frecuentemente a las salas de aquel complejo cultural que había florecido dentro del Bosque de Chapultepec, principalmente a aquel teatro que albergaba grandes producciones, como El Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra, La verdad sospechosa de Juan Ruiz de Alarcón, Ricardo III de William Shakespeare, Así en la tierra como en el cielo de Fritz Hochwälder, Moctezuma II de Sergio Magaña y Hotel Paradiso de George Feydeau, por mencionar algunas.

Lo que cambió la historia
 
En 1987 el Teatro del Bosque estaba en su apogeo. El director mexicano Julio Castillo estrenó De la calle, de Jesús González Dávila, obra que a la postre se convertiría en parteaguas en la historia del teatro en México. Después de dos años en cartelera y al cumplir 200 representaciones, el viernes 17 de marzo de 1989 el teatro adoptó el nombre del recién fallecido director Julio Castillo.

Por su tamaño y diseño, este teatro es ideal para presentar actividades de distintas disciplinas artísticas, además de contar con los recursos escenográficos y técnicos necesarios. Durante años, el Teatro del Bosque Julio Castillo ha albergado espectáculos de talla internacional, obras de teatro, tanto para adultos como para niñas, niños y jóvenes, espectáculos de danza, cine, ópera, conciertos y homenajes.

Se han presentado también el Clazz Continental Latin Jazz, la ópera Anita de Melesio Morales, el Festival de Danza Folklórica Patria Grande, pero sobre todo se han escenificado puestas en escena de los festivales Internacional Cervantino, del Centro Histórico y Otras Latitudes, por ejemplo.

Destacan obras de reconocidos directores internacionales, como Peter Brook y su compañía Théâtre des Bouffes du Nord de París; Andreas Kriegenburg de la Deutsches Theater Berlin; Victoria Thierrée Chaplin y su compañía Aurélia Thierrée & Victoria Thierrée Chaplin; Jan Fabre de la compañía Troubleyn, además de obras de importantes directores mexicanos, como José Solé, Luis de Tavira, Claudio Valdés Kuri, Sabina Berman, José Caballero y Martín Acosta, por mencionar algunos.

Sin duda, el Teatro del Bosque Julio Castillo ha sido y sigue siendo un referente en la vida cultural del país.

Acerca de Redacción

Léa también

Conoce la experiencia de los alumnos de Tamayo, Rivera y Mérida a través de un recorrido audiovisual

  Una faceta poco conocida de la historia de las artes en México será narrada …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *