Metro 50 años

 

exposición

homenaje al transporte más diverso

 

La Secretaría de Cultura, a través del INBAL, reconocen medio siglo de trascendencia histórica y de memoria colectiva escritas en las travesías cotidianas de sus viajeros
La directora del Sistema de Transporte Colectivo y el secretario de Cultura del Gobierno de la Ciudad de México, inauguraron la exposición en el Museo de Arquitectura en el Palacio de Bellas Artes

 

Para celebrar medio siglo de uno de los transportes públicos más importantes de México y América Latina, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura y el Sistema de Transporte Colectivo presentan la exposición Metro 50 años.

El Metro se mueve, nos conecta y nos conduce. Es una vena múltiple que nos permite conectar la ciudad en todos los planos de la vida, social, cultural, arquitectónica y política, aseveró la Dra. Lucina Jiménez, Directora General del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), durante la inauguración de la exposición que destaca la evolución de este medio de transporte público.

La Dra. Lucina Jiménez dio la bienvenida a la directora del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, Florencia Serranía; al secretario de Cultura de la Ciudad de México, Alfonso Suárez del Real, y a decenas de personas que se reunieron en el Palacio de Bellas Artes para visitar la exposición en el Museo Nacional de Arquitectura, organizada por la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble (DACPAI), del INBAL y el STC.

Estamos celebrando algo vital, que cambió no sólo la traza urbana, sino la ruta de nuestra memoria urbana. Cambió la manera de relacionarnos y cambió la conciencia de la ciudad, dijo la titular del INBAL.

Gracias al Metro hemos de reconocer que también nuestra memoria nos recordó que esta ciudad está construida de muchos tiempos, gracias al Metro aparecieron vestigios del México prehispánico, colonial y moderno que se construyeron en una trenza y relación permanente en este nuevo concepto de ciudad.

Estamos celebrando, dijo, 50 años de un espacio subterráneo que sin embargo tenemos a flor de piel, un lugar que nos ayuda a encontrarnos y ponernos frente a frente en condición de ciudadanías.

Una urbe que hoy en día se caracteriza por su diversidad, por su condición de migrante, diversidad cultural, social, lingüística y diversidad intergeneracional. El Metro nos ayuda a encontrarnos unos a otros en espacio de igualdad; no existe espacio más democrático, señaló la funcionaria.

Cuántas memorias no tenemos, cuántos encuentros abiertos y furtivos, cuántas narrativas no hemos construido allí, sueños y tránsitos, lecturas, memorias, amores, dilemas, aventuras y el Metro sigue funcionando.

“Estar en este Palacio de Bellas Artes nos hace recordar que el Metro es una obra de arte, tiene trazos, bosquejos, escenarios, construcciones, tiene memoria arquitectónica, artística, literaria, ha entrado en la canción popular mexicana, en la palabra de Chava Flores y en la narrativa de Carlos Monsiváis.

Recordó que las estaciones Insurgentes, Merced y Candelaria tienen declaratoria de Patrimonio Artístico, la estación Bellas Artes desemboca a la vida artística, pero también a zonas de tránsito y patrimonio, como es la Alameda Central y también es puente hacia el barrio, el comercio, la actividad económica.

 

“Bienvenidos a este 50 aniversario del Metro, nuestro Metro de todos los días”.

Ritual de memoria histórica

Durante su intervención la directora del STC, Florencia Serranía, dijo que era un honor y una responsabilidad estar en el Palacio de Bellas Artes, donde no se presenta cualquier exposición.
Indicó que la exhibición fotográfica que presenta lo que sucedió hace 50 años es retomar ese ritual de memoria histórica que nos lleva al momento del recorrido de Insurgentes a Zaragoza y nos coloca en el contexto de lo que sucedía en ese momento.

En cada estación hay arte y cultura, como la puerta del Metro Bellas Artes donada por el metro de París, los murales de Copilco, la Glorieta del Metro Insurgentes.
Mencionó que trabajan por la renovación, pero se respetará y mantendrán las líneas de arquitectura hacia los nuevos 50 años del Metro.

Con el Metro, un antes y un después

Durante su intervención, Suárez del Real resaltó el papel del Metro en la transformación de la vida de la ciudad, su inauguración, una tarde como hoy en la Glorieta del Metro Insurgentes marcó un antes y un después.

El Metro nos enseñó a convivir en multitudes, comportarnos de manera urbana y civilizada en multitudes, disfrutar de la cultura a lo largo de sus estaciones más emblemáticas, como San Lázaro, diseñada por el arquitecto Félix Candela e Insurgentes que supervisó Pedro Ramírez Vázquez.

 

El público podrá apreciar fotografías que muestran trabajos de excavación, la llegada del barco -procedente de Francia- que arribó al Puerto de Veracruz con los primeros vagones, varias estaciones del Metro recién inauguradas, como Taxqueña y San Antonio Abad, gente con cara de asombro por subirse por primera vez al transporte.

 

Planos, mapas de las estaciones que cubren las diversas líneas, un torniquete, unas puertas que muestran el sistema de apertura, bancas, un video en el que se narran los pormenores de los trabajos de construcción.

 

También existen fotografías que muestran el descubrimiento de la Pirámide de Ehécatl en la estación Pino Suárez, de vasijas y fósiles y del diseño gráfico que ilustra cada estación, entre otras piezas.

 

 

Acerca de Redacción

Léa también

Remedios Varo

ícono de la pintura surrealista   El año de 1953 marca la etapa más prolífica …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *