Inicio / Columnas / Mampara: La pintura más bella del mundo

Mampara: La pintura más bella del mundo

CLARKEAnthony Clarke, es el nombre de un inglés amante del arte que le fue encomendado bombardear la ciudad Italiana de Sansepolcro, ocupada por el ejército Alemán, en la II Guerra Mundial cuando las tropas británicas ocuparon la ciudad Italiana, recordó un ensayo de Aldous Huxley que decía que en esa ciudad se encontraba “la pintura más bella del mundo”.

El ensayo describe el increíble poder del fresco La Resurrección, obra maestra del renacentista Piero della Francesca. La imagen, fue en un principio para el altar de una iglesia, colocada a más de dos metros de altura, donde se yergue triunfal un cristo poderoso saliendo del sepulcro, colocando una pierna fuera de ella, aun con las heridas frescas de los clavos y de su costado, empuñando un asta de bandera blanca con una cruz roja,gracias a su altura la mirada de cristo aparentemente observa al espectador, a sus pies se encuentran cuatro guardias dormidos, uno de ellos es un autorretrato del artista.

“No necesitamos de la imaginación para que nos ayude a entender su belleza”, escribió Huxley. “Está en frente nuestro, en un esplendor actual y completo, la pintura más bella del mundo”.

Es posible que Clarke no recordara cada detalle del ensayo pero en el momento en el que los fusiles estaban a punto a disparar, se acordó de un detalle crucial. La Resurrección estaba en Sansepolcro.
-¡Silencio por el arte!

No puedo más que imaginarme el riesgo que tomó Clarke al no dar la orden de abrir fuego. Su comandante se comunicó por radio para que procediera, así que tuvo que ganar tiempo, observa la ciudad a través de sus binoculares y asegurando al comandante que no veía ningún blanco alemán al cual atacar.

Fue un acto de valentía. Si la infantería aliada hubiera sido emboscada en el avance a Sansepolcro, su tribunal militar habría sido brutal.

Por el amor al arte, mantuvo los fusiles en silencio. Los alemanes huyeron y la ciudad fue liberada al día siguiente sin que la obra de arte de 500 años sufriera ningún daño. Ahora en honor a este personaje una calle de Sansepolcro lleva su nombre.

Acerca de Redacción

Léa también

Emerge fuerza intelectual, ética y moral en los medios de comunicación

Una ola de transformación recorre los medios de comunicación, el viejo modelo de comunicación desaparece; …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *