El MUAC presenta Teatro de primera mano para tiempos nuevos en #Sala10

 Liliana Porter y Ana Tiscornia, creadoras de esta pieza, pensaron una obra de teatro que explorara las condiciones de encierro en que había quedado sumergida la mayor parte de la humanidad
.
.
 “El quehacer artístico, en estos tiempos desconcertantes, nos da una suerte de inmunidad, no contra el virus, sino contra del miedo, el aislamiento, la locura, el caos”, señalan las artistas
.
.
 Por otra parte, en más de #MUACdondeEstés, la recomendación curatorial de esta semana es el documental Donna Haraway: Cuentos para la supervivencia terrenal, dirigido por Fabrizio Terranova. Haraway ha nutrido críticamente los debates contemporáneos sobre identidad, feminismo, géneros, tecnología y crisis ecológica
.
.
 Para este #ThrowbackThursday, compartimos el registro de Raqs Media Collective. Es posible porque es posible
.
Cuando la cuarentena se declaraba en Estados Unidos, durante la primera semana de marzo de 2020, las artistas Ana Tiscornia (Montevideo, 1951; vive y trabaja en New York) y Liliana Porter (Buenos Aires, 1941; vive y trabaja en  New York) salieron de Manhattan para refugiarse en su casa localizada en la parte alta de Nueva York. En pocos días vieron, como muchos, que su agenda quedaba desierta: compromisos de viajes, exhibiciones y conferencias iban cancelándose, a la par que las cifras de contagiados, hospitalizados y muertos empezaban a dar cuerpo a una catástrofe sin precedente en nuestras vidas. En lugar de quedar ateridas a la televisión y las redes sociales, la pareja de artistas tomó el aire y definió su ruta, como dice un apunte que tomaron el 12 de marzo del 2020: “Nuestra suerte es el arte”.
Aprovechando su larga colaboración, tanto de vida como de obra, que ha explotado en la última década a través de exhibiciones, conspiraciones y comisiones hechas “a cuatro manos”, decidieron adoptar un formato: escribir “una especie de obra teatral actuada por cada uno desde su casa en teléfonos celulares”. Así surgió Teatro de primera mano para tiempos nuevos, pieza que se presenta en #Sala10 del MUAC, del 4 al 17 de mayo, en colaboración con Teatro UNAM.
Cotidianidad subvertida
“El quehacer artístico, en estos tiempos desconcertantes, nos da una suerte de inmunidad, no contra el virus, sino contra del miedo, el aislamiento, la locura, el caos”, señalan las artistas. “Es un privilegio tener una herramienta que nos da la oportunidad de comunicarnos con otros. Obviamente, también es un desafío, pero quién sabe, el arte es siempre un experimento que implica un reto. Con esta idea en mente es que, ya en camino a la cuarentena, empezamos a pensar en hacer una obra teatral filmada en teléfonos, cuyas escenografías serían las casas de cada uno de los actores. La situación y la forma fue dictando los conceptos a enfatizar: tiempo, discontinuidad y aislamiento”, apuntan Porter y Tiscornia.
Teatro de primera mano para tiempos nuevos está constituida por episodios cortos que encapsulan una cotidianidad subvertida y que expresan la crisis total que la cuarentena plantea a todo medio escénico. Como las artistas la formularon, la obra pondría “énfasis en la dislocación, el tiempo, la realidad y la ficción”. En un par de días, Tiscornia y Porter compusieron su guion. Pocos días más tarde contactaron por vía remota al videasta Federico Lo Bianco y a la compositora Sylvia Meyer, e invitaron a toda una compañía de actores desmovilizados en sus casas en Argentina a unirse a la producción. En apenas cuatro días de concebir el proyecto, cada uno de los actores participantes filmaba su parte y la obra se completó en menos de una semana.
Los actores debían encarnar situaciones que mostraban el esfuerzo absurdo por dar continuidad a la práctica del teatro, la música, la declamación y la danza en ausencia del espacio común. Los episodios constituyen, al mismo tiempo, una comedia y un drama: la puesta en acto de un arte escénico que explora con humor y oportunismo su asfixia y agonía. A la vez sugieren que cada uno de nosotros, atrapados en nuestra cárcel personal y asomados al mundo por medio de los dispositivos y las pantallas, nos hemos reinventado como parte de una inmensa compañía de teatro de carpa sedentaria. Gitanos y cirqueros sin orquesta ni caravana que hacen válido segundo a segundo un lema que también es de resistencia: “El show debe continuar”.
Esta obra (video, 21’ 31’’) se realizó en marzo, entre Buenos Aires, New Paltz y Rhinebeck. El guion y la dirección estuvieron a cargo de Liliana Porter y Ana Tiscornia. Actúan Florencia Alonso, Patricio Aramburu, Javier Drolas, Juan Pablo Garaventa, Lucía García Puente, Valeria Lois, Sabrina Macchi, Horacio Marassi, Alejandro Vitello, Sergio Vitello. La música es de Sylvia Meyer y la edición de Federico Lo Bianco.
Disponible del 4 al 17 de mayo en www.muac.unam.mx

Acerca de Redacción

Léa también

Propuestas dancísticas del Ceprodac llegan al público vía internet

Héroes, de Lidya Romero; Ixnextiua, de Martha Hincapié, y Ambedo, de Ángel Rosas, son algunas de las …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *