Inicio / Creación literaria / Gula – El avaro

Gula – El avaro

Gula

El médico  le prohibió ver revistas de cocina. No podía contenerse. Devoraba una tras otra las páginas con imágenes de platillos suculentos que ilustran las recetas, sufriendo luego los tras-tornos digestivos consecuentes a la ingesta de tinta y papel.

foto
JEKE

El avaro

El temor que apareció lo hizo dudar por un instante. Luego, no pudo resistir el deseo de verse en posesión de la elevada suma que ofrecía un enemigo, por venderle su arma.
El placer fue intenso, pero duró poco. Su enemigo pagó sin regatear  y con la nueva adquisición, le disparó un tiro al corazón y dos a la cabeza.

Acerca de Rosamarta Fernández

Léa también

Paseo nocturno iii

Homenaje a Rubem Fonseca*   Regresaba tarde del trabajo. Mi mujer había dejado un recado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *