INSTANTE

  U  n instante de placer ante los últimos estertores del atardecer que se desangra vertiendo su malva sobre el mar, el despertar incierto de la oscuridad con miles de ojos temblorosos que se abren parpadeando ante su propia luz y una brisa que lengüetea el cuerpo musitando que te abras toda. Pero tú no estás

 

Acerca de Rosamarta Fernández

Léa también

Paseo nocturno iii

Homenaje a Rubem Fonseca*   Regresaba tarde del trabajo. Mi mujer había dejado un recado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *