Inicio / Creación literaria / Tengo amor todavía

Tengo amor todavía

El planeta se me resbala por la piel

-lo siento-

entierro mis obsesiones en este fin de semana,

en este fin del mundo

Busco bellezas para decorar el cementerio

flores

flores

flores

el sinsentido es la única respuesta con sentido

El señor de la basura no llega

y yo solo quiero volver a dormir,

no estoy triste o melancólica,

es sólo un estado intermedio, indefinido,

algo entre mis manías y depresiones

Me he desmarcado de todo,

ya no quiero estar agrupada dónde nadie escucha,

la ruta de emergencia no era esa:

la del colectivo, la del padrón, la del carnet

(es otra hermandad la que nos falta)

Junto algunas latas de alimentos en una bolsa,

es lo único real que ahora puedo hacer por alguien:

dar comida después del desastre;

es lo único verdadero que nos queda

en el milenium acuático y oscilatorio de las 11 p.m.

Suelo ser alguien que solo habla verdad

en el silencio de la página,

cuando están distraídos en el evento del momento,

en el partido de fútbol,

en el restaurante marabunta de la soledad

Tengo amor todavía,

a pesar de mi humilde cinismo,

paradoja taciturna del tiempo

que nos cuartea la fe

Tengo amor todavía,

quizás de algo sirva en este edificio

que se nos despedaza,

en esta vida que nos da miedo,

en esta historia que ya no supimos contar

Tengo amor todavía,

escurre en los corazones que voy rescatando,

revive con algunas miradas que me prodigan

Tengo amor todavía,

lo zurzo, lo pinto, lo trenzo, lo reinvento

Tengo amor todavía

 

Acerca de Carmen Saavedra

Léa también

Paseo nocturno iii

Homenaje a Rubem Fonseca*   Regresaba tarde del trabajo. Mi mujer había dejado un recado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *