Cosa de mujeres X

El silencio rompió el cuerpo de Felicia en mil fragmentos, una pedacería de espejos que reflejaban varias figuras evisceradas.

Como siempre llegó vestida de negro y acariciando el lomo afelpado de su gato favorito: Éufrates, un siamés espléndido, cenizo, de pupilas centellantes. Bebió su Martini seco sin aceituna y se enfrascó en la discusión de siempre sobre la filosofía socrática, entonces descubrió un rostro diferente en el grupo de los viernes, un joven de rasgos árabes.

Al salir de casa de la anfitriona, Felicia se llevó al muchacho extranjero que portaba una chilaba de algodón, era un estudiante de intercambio llamado Hassan que hablaba un español atravesado.

Al llegar al departamento, el felino saltó de su regazo y se escondió bajo la mesa. Felicia sirvió dos copas con vino blanco y le ofreció una a Hassan, él la miró en silencio y la bebió poco a poco. Ella se desnudó y después comenzó a desvestirlo. Él mostró su cuerpo delgado, lampiño, casi de efebo. Se tomaron de la mano y juntos enfilaron hacía la recámara. El gato corrió tras de ellos. Felicia se acostó, Hassan de pie recorrió su cuerpo con la yema de los dedos, Éufrates se talló repetidas veces entre sus piernas abiertas. Complacida, gemía de placer, y al recibirlo, arqueó el cuerpo sobre la cama. Húmeda, narcotizada, satisfecha, cerró los párpados y se durmió plácidamente.

Cuando despertó, la luz hiriente del mediodía se filtraba a través de las persianas. Buscó a Hassan pero no lo encontró en el departamento, Éufrates también había desaparecido. Se sintió sola, huérfana, desprotegida. Comenzó a gritar como desquiciada, mesándose los cabellos, golpeándose contra las paredes. En medio de su danza frenética descubrió un hilo de baba que iniciaba al pie de la cama, atravesaba la estancia y terminaba en el elevador. Supo entonces, que tanto el joven extranjero como su felino la habían abandonado para siempre. Drogada por el horror, palpó su repulsión, tenue como una hoja de afeitar.

ccd3ede75efdc43837b7c46c0d7c1980
oto/ internet

Acerca de José González Gálvez

Léa también

AMAR O MORIR XII ANDREA

Cuando entras aquí, te desnudan hasta de tu identidad. Yo trabajaba en familia. Cuando llegas, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *