Inicio / Creación literaria / Y de pronto fue Anne

Y de pronto fue Anne

Me llegó la áspera furia en mi garganta
-De todas las mujeres-
Esa noche dónde me arrebataron las luces

Falta de aire
Varios dolores incrustados en los años
Malparidos, malpegados
Malformados

Esa falta de luz, de aire
Ese relámpago feliz de escuchar
A las hermosas suicidas
Hermanada con ellas
Por esta ausencia reiterada de la magia
Por saberte absolutamente silencioso
Y lejano
Por reconocerme astillada desde lo más profundo
Por saberme tronco viejo y seco
Porque ya no habría noches de risas interminables

Porque fui muy lejos sólo por cerrar la puerta con candado

Y el cuerpo se me condensa en llanto constipado
En esta acumulación de adioses impertinentes
Que yo quise que yo no quiero
Pero que son lo único verdadero
Este dolor certificado

 

Acerca de Redacción

Léa también

Palabras que se quedan en el cuerpo

Te olí, cuando la madrugada abrió sus párpados gastados. Me gustó el agradable rumor de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *